Consola de Videojuegos Xbox Series S, Revisión y Características

/

La consola de videojuegos Xbox Series S ha llegado para alegrar los días de los que no se pueden permitir el elevado consto de su hermana, la Serie X. No podemos decir que Microsoft ha removido todo lo genial de la Serie X para abaratar los costos y poder vendernos la Series S. Al contrario, la Xbox Series S es una alternativa muy buena a la Xbox Serie X y PlayStation 5. El objetivo de Microsoft ha sido ofrecernos una consola más barata pero equiparable a la experiencia que ofrecen la Serie X y la PlayStation 5. ¿Cuáles son sus características? ¿Por qué es más barata?, te lo contamos aquí.

Ver este producto en Amazon.

Un poco de historia

Durante la Exposición de Entretenimiento Electrónico, conocida como E3, del año 2019, Microsoft presentó al mundo algunas características de hardware de su nueva consola, codificada con el nombre “Project Scarlet”. Dicho proyecto hacía referencia a la familia de nuevas consolas que estaban en desarrollo: la Xbox Serie X denominada “Project Anaconda” y la Series S denominada “Project Lockhart”.

La Xbox Series S fue lanzada, en conjunto con la Serie X, el 10 de noviembre de 2020. Estas consolas llegaban para remplazar las consolas Xbox One X y Xbox One S.

Diseño de la consola de videojuegos Xbox Series S

La Xbox Series S es tan pequeña que sorprende a los usuarios una vez sacada de la caja. Sus medidas de 10,8 x 5,9 x 2,6 pulgadas, la hace más pequeña que la PS5, PS4, Xbox Series X o Xbox One. Es más similar en tamaño a la Wii U, con la diferencia de que sus posibilidades son muy superiores.

La rejilla de ventilación ha vuelto a ser colocada en la parte superior, no siguiendo la línea de la parte trasera de la Xbox One. Es de color blanca en casi su totalidad, excepto la rejilla de ventilación que es de color negro. Ha sido colocados tacos de goma en la orientación horizontal y vertical de la consola para evitar deslizamientos. Aunque el tamaño de la consola es bastante reducido, la ventilación de la misma no se ve comprometida.

En la parte frontal de la consola se ha colocado un puerto USB-A junto al botón de encendido y el botón de sincronización de los controladores. Ya que esta consola no tiene unidad óptica de disco, el resto es un espacio aplanado y vacío, acentuando la simpleza de la consola.

En la parte trasera tenemos el resto de los puertos. Contamos con dos puertos USB-A más, un puerto HDMI, un puerto Ethernet y el puerto de alimentación. También tiene la ranura para la tarjeta de expansión de almacenamiento. Una preocupación de los usuarios era el puerto Ethernet, ya que este se tiende a eliminar en las versiones más baratas de dispositivos de este tipo. Pero para bien, Microsoft decidió incluirlo, lo cual es una mejora para las partidas en línea.

Quizás algo que se echa en falta son los puertos USB-C. Estos proporcionan transferencia de datos más rápidas, por no hablar de los nuevos accesorios para juegos compatibles solo con USB-C.

Controlador

En el paquete de la consola Xbox Series S también encontramos el controlador inalámbrico Xbox. Esta ha sufrido algunos cambios con respecto a versiones anteriores. Trae incluido dos baterías tipo AA ya que no es recargable, pero puede usar paquetes de baterías recargables o accesorios de la generación anterior de controladores.

El D-Pad ha sido modificado imprimiéndole un estilo más circular lo que lo hace más ergonómico. Ahora también contamos en el centro con un botón “share” que nos permite compartir capturas de pantalla durante las sesiones de juego.

El agarre del controlador ha sido mejorado añadiendo perforaciones en la parte trasera del mismo. Puede ser conectado por cable a través de un puerto USB-C que además permite cargar cualquier batería recargable que haya sido agregada.

Por último, pero no menos importante, este controlador es compatible con versiones anterior de Xbox One.

Configuración e interfaz de la consola

Los procesos de configuración de las consolas son relativamente sencillos, pero con la Xbox Series S nunca ha sido tan fácil. Luego de conectar la consola al televisor con el cable HDMI y a la corriente eléctrica y encenderla puede elegir entre configurar la consola de manera tradicional o a través de la aplicación de Xbox.

La configuración tradicional es bastante similar a la configuración de la Xbox One, es bastante intuitiva y no requiere mucho tiempo. Pero lo más recomendable, si eres nuevo con las Xbox o quieres agilizar aún más el proceso, es utilizar la aplicación de Xbox. Esta aplicación facilita la conexión a Wifi e incluso le es posible cargar su antigua configuración de Xbox One si ya tenías una anteriormente.

Interfaz

Si usted ha utilizado antes la interfaz de la Xbox One, entonces no tendrá ningún problema con la Series S. Al iniciar la consola vera una pantalla de inicio con todos sus juegos y actividades recientes.

Si se desplaza hacia abajo, podrá ver las opciones Tienda, Medios y Game Pass. Presionando el botón Xbox en el controlador podrá navegar a través de tus juegos y aplicaciones. Además, puedes tener acceso a tu biblioteca completa, notificaciones del sistema, lista de amigos, logros, así como acceder a la configuración del sistema.

Quizás la interfaz no se la más atrayente que hemos visto, pero es bastante funcional y los usuarios se adaptan rápidamente a ella. Durante los años Microsoft no ha hecho grandes cambios en la interfaz de la Xbox. Esto es bastante agradecido, ya que se mantiene la consistencia y no es tan traumático cambiar de una versión a otra de esta consola.

Rendimiento de la consola de videojuegos Xbox Series S

La consola Xbox Series S ha heredado algunos componentes de su hermana la Serie X, aunque hay grandes diferencias en cuanto a potencia de procesamiento. Ambas comparten el mismo CPU AMD personalizado de ocho núcleos. La gran diferencia está en el procesador gráfico GPU. Mientras que la Serie X cuenta con una GPU con hasta 12 teraflops de potencia, la GPU de la Series S solo tiene una potencia de 4 teraflops. Parece poco en comparación, pero 4 teraflops siguen haciendo de esta una consola bastante potente, no quepa duda.

En cuanto a la RAM, contamos con 10 GB DDR6, ocho de los cuales son utilizados para los juegos alcanzando tasas de transferencia de 224 GB/s, y dos GB para el sistema en general. Para el almacenamiento disponemos de una unidad SSD de 512GB de los cuales solo podemos utilizar para instalar juegos y aplicaciones 364 GB. Quizás en capacidad de almacenamiento nos quedemos un poco corto, ya que, al no tener unidad óptica de disco, todos los juegos deben ser almacenados localmente para poder jugarlos. Una opción es comprar una tarjeta de expansión de 1 TB, pero estas son extremadamente caras.

Esta potencia de procesamiento de la consola hace que la mayoría de los juegos sean ejecutados con una resolución máxima de 1440p. En teoría, es posible con estas resoluciones y el procesamiento grafico alcanzar velocidades de 120 fps con la Xbox Series S.

Catálogos de juegos para la consola de videojuegos Xbox Series S

Microsoft no ha lanzado ningún juego insigne solo para la generación Serie X/S, lo cual es un poco decepcionante. Sin embargo, sí que hay una gran variedad de títulos mejorados para esta generación de consolas. Otros como Assassin’s Creed Valhalla y Dirt 5, son nuevos, pero la gran mayoría de los juegos de la lista de Microsoft están disponibles también en Xbox One, PC o, en muchos casos, en PS4. En la sección de compatibilidad con versiones anteriores podemos encontrar un listado más completo de los juegos que pueden ser ejecutados en la Xbox Series S.

Por otro lado, un punto a favor de esta consola es su conectividad al servicio de suscripción de Microsoft, Xbox Game Pass. Este servicio permite descarga más de cien juegos de gran éxito por una cuota mensual bastante baja. La interfaz de la consola Xbox Series S integra fenomenalmente este servicio. Aquí podrá encontrar juegos de la serie Halo y Gears of War en su totalidad. Además, tendrá acceso a Minecraft, Sea of Thieves y los clásicos juegos de aventuras de LucasArts remasterizados.

Utilizando el nivel Ultimate de Game Pass, es posible además descargar muchos de estos juegos en tu ordenador o transmitir muchos de ellos a Android, y los datos guardados podrán ser accesibles desde todos los ámbitos. Si bien muchas personas prefieren comprar juegos y poseerlos directamente, Xbox Game Pass Ultimate es fácilmente la mejor opción.

Precio de la Xbox Series S

Como ya hemos manifestado, el precio de la consola Xbox Series S es bastante bajo, siendo este el objetivo principal de Microsoft. La Series S tiene un precio de venta que ronda los $300 y puede ser inclusive comprada con un plan de pagos de hasta dos años en algunos lugares. Si usted tiene un televisor que no soporta 4K, pero quiere una consola potente, pues esta es la más indicada.

No obstante, existen una serie de accesorios para complementar y hacer más amena la experiencia de juegos. Los accesorios pueden ser bastante caros algunas veces, por ejemplo, la tarjeta de expansión Seagate de 1TB cuesta aproximadamente lo mismo que la consola Xbox Series S. Usted debe definir bien cuánto puede gastarse en la consola, y a partir de ahí, buscar las opciones más asequibles a su posibilidad económica.

Xbox Series S VS PS5 Digital

Esta pelea es bastante injusta para la consola Xbox Series S, ya que el enfoque de Microsoft y Sony en cuanto al desarrollo es bastante diferente. Si bien Microsoft abarató los costos reduciendo la potencia del hardware, Sony simplemente elimino la unidad óptica del PS5 y nació así la PS5 Digital.

En resumen, que la PS5 digital esta al mismo nivel tecnológicamente hablando que la Xbox Serie X, por tanto, la Series S no puede competir directamente con ella. La PS5 permite gráficos 4K HDR a 120 Fps mucho más que la Series S.  No obstante, en cuanto al precio la Series S sí que saca bastante ventaja.

Conclusiones finales

La Xbox Series S es la consola perfecta para jóvenes que no cuentan con un gran respaldo económico. Puede disfrutar de juegos con grafico increíble y un rendimiento bastante bueno sin la necesidad de comprar un televisor 4K. Xbox Series S es una buena opción para disfrutar de los últimos videojuegos de Xbox y de todo el catálogo de Game Pass.


Artículos relacionados que te podrían resultar interesantes

Deja un comentario